Los cuidados necesarios

Una tortuga es un animal delicado que no está acostumbrado a socializar, por lo que no suele ser un animal adecuado para un niño. Lo mejor para una tortuga es dejarla estar y sólo manipularla en caso de necesidad.

Estos animales deberán tener un espacio propio, con tierra donde enterrarse y con refugios en los que esconderse de la luz, del calor o del frío y del resto de sus congéneres. El lugar adecuado para una tortuga no es un terrario, aunque en edades tempranas suele ser una buena opción. Para su completo desarrollo deben tener un espacio amplio donde pasear y buscar alimento y acomodo. Si te estás preguntando por el espacio mínimo que deben tener, éste no existe, cuanto más mejor, si bien se podría decir que, para una tortuga adulta, debe tener al menos 6 u 8m2. Lo bueno es que si tienes dos tortugas no necesitarás doblar el espacio, con tener un poco más será suficiente.

¿Cómo debe ser éste espacio? Ya sea un jardín, una terraza reconvertida, una habitación o un amplio terrario, éste deberá tener tierra para que puedan escarbar y enterrarse. Ellas necesitan de la tierra, ya sea para poner huevos o para escapar del frío o del calor. NO es adecuado tener una tortuga sobre el suelo de casa. En caso de no tener más alternativa (es mejor eso a que esté encerrada en un espacio minúsculo) deberá tener un cajón en el que pueda acceder a la tierra. Por otro lado el suelo de terrazo no es nada adecuado ya que le limará las patas y el caparazón.

Además de tierra, el espacio que le dediquemos debería tener algunas pendientes que favorezcan un poco el ejercicio, además de huecos o cuevas en las que pueda escapar de la luz y de otras tortugas. Estas cuevas o huecos se pueden hacer de mil y una maneras. Sirve desde una maceta tumbada con un poco de tierra a auténticos laberintos subterráneos.

Deben poder acceder a una fuente de agua que les permita entrar enteras y que les cubra aproximadamente hasta el principio de la cabeza. La hidratación es muy importante para un correcto desarrollo.

Luz
Deben tener acceso a la luz solar directa, sin mediar por cristales, o sino deberán tener una luz que les proporcione rayos UVB. Éste tipo de lámparas se venden en tiendas especializadas y en el caso de las graecas y las hermanni deberá ser de una radiación UVB de 150. La potencia (los Watios) dependerá de la distancia a la que se quiera colocar del suelo. En las especificaciones de cada marca indicará la relación W-distancia.

Temperatura
Éste tipo de animales adquieren su temperatura del medio ambiente, por lo que a su disposición deberá haber un cierto rango de temperaturas. Si se trata del exterior, esto se consigue con zonas de sol y sombra, además de las citadas cuevas. En casos excepcionales proporcionándoles un pequeño invernadero del que puedan entrar y salir

Si se trata de un ambiente sin acceso a la luz solar se consigue mediante luces o lamparas de calor. En estos casos se recomienda que tengan una zona cálida y una fría. La cálida deberá rondar los 30-32º aproximadamente y la fría 25. Por la noche se aconseja que la temperatura ronde los 20º.

Hibernación
La hibernación es un proceso necesario en este tipo de tortugas de clima templado. Ojo, no todas las especies de tortugas deben hacerlo y aún siendo una tortuga que hiberne no siempre se debe dejar hibernar. Para más información acudir al apartado sobre la hibernación.

Cuidados médicos
Una tortuga, pese a que sea un animal silvestre, necesita de cuidados médicos. Como mínimo se recomienda desparasitarlas una vez al año por un veterinario especialista en exóticos, ya que al permanecer en espacios pequeños el número de parásitos internos es mucho mayor.

Enlaces de interés:
Forotortuga: consejos básicos
Forotortuga: diferentes especies en el mismo terrario
Forotortuga: iluminación y calefacción

Comentarios

Entradas populares